.post-body img { border-radius: 50%; /* Borde redondeado */ box-shadow: 0px 0px 15px #000; /* Sombra */ padding:0; border:0; -moz-transition: all 1s; -webkit-transition: all 1s; -o-transition: all 1s; } .post-body img:hover { box-shadow: 0; /* Con esto eliminamos la sombra */ border-radius: 0; /* Con esto eliminamos el borde redondeado */ -moz-transition: all 1s; -webkit-transition: all 1s; -o-transition: all 1s; cursor:pointer; }

martes, 20 de noviembre de 2012

Delirio...

-¿Porque....?- se pregunta en voz alta.
Millones de pensamientos, recuerdos y mentiras retumban en su mente, destruyéndolo minuto a minuto, segundo a segundo.
Sólo desearía que alguien viniese a buscarlo, a rescatarlo de esa pequeña torre construida por él mismo, y por los demás, que nunca quisieron verle feliz. Sólo quiere que vengan a por él, ¿tan difícil es así hacerlo?.
-No te preocupes, ya todo acabará...- le dice al oído. Es esa voz que se ha encargado de hacer de su sufrimiento un verdadero infierno, hablándole día  y  noche al oído, alentándolo a acabar con su vida de una sola vez.
Él sólo quería que lo quisieran como el lo hizo, sólo quería un poco de amor, un poco de compasión. Sólo le dieron más motivos para llorar y sufrir, pronunciaron palabras que lo lastimaron profundamente, acabaron con él de una manera horrorosa. Sólo de recordarlo no puede evitar llorar desconsolado, pensando dónde estarán aquellos que él quiso, ahora que está al borde de la muerte.

Toma el cuchillo con mano temblorosa, rogando porque alguien lo rescate de ahí, suplicando no tener el valor suficiente para enterrarlo en su piel.
1, 2, 3 segundos. 
Deja caer la sangre a inmensas cantidades, pintando así el suelo de ese color rojizo que la caracteriza.
Intenta gritar. No puede. Intenta llamarlos. No debe. 
Ve rostros desconocidos, y de a poco su vista se va nublando, desesperándolo aún más. Siente miedo, pues la muerte está a unos centímetros de él, llamándolo, esperándolo. Escucha por última vez su voz, susurrándole "no te vallas..."
Si tan solo lo hubiera dicho antes...

2 comentarios: