.post-body img { border-radius: 50%; /* Borde redondeado */ box-shadow: 0px 0px 15px #000; /* Sombra */ padding:0; border:0; -moz-transition: all 1s; -webkit-transition: all 1s; -o-transition: all 1s; } .post-body img:hover { box-shadow: 0; /* Con esto eliminamos la sombra */ border-radius: 0; /* Con esto eliminamos el borde redondeado */ -moz-transition: all 1s; -webkit-transition: all 1s; -o-transition: all 1s; cursor:pointer; }

domingo, 2 de diciembre de 2012

Historia sin nombre (3)


-Y piensan hacer lo mismo contigo.
-¡¿Eh?!
Otro jodido hierrazo impacta en mi cabeza, dejándome,  nuevamente, inconsciente. Quién sabe dónde apareceré ahora, a lo mejor, estaré violado en la esquina de un bar.
-¡Qué gran sentido del humor, pequeño!- Me dice un hombre al que no puedo ver bien...
-¿Cuanto tiempo más piensas llevar esa voz narrativa, Gum?- Ah! asi que el desgraciado pueda saber lo que pienso...
- Perdón... ¿Quién eres y cómo te llamas?- digo, intentando ser cortes.
-Soy tu conciencia...!- dice él con voz fantasmal
-¿Mi conciencia?, ¿Me estás tomando el pelo?
-Em... sí.
-¿Qué..?
-Hierrazo en tres... dos... uno...
Y sí, Otro hierrazo me deja inconsciente.
Despierto en la camilla de  un hospital. Sí que conozco este lugar, es el hospital donde me internaron cuando era niño. Esto se hace cada vez más extraño...
-¡Se despertó!- dice mi... ¿madre?
-Hijo... ¿como estás?- me pregunta mi padre. Genial, ahora mis padres revivieron. Sólo atiné a abrazarlos y llorar como si fuera un niño pequeño.
-¿Qué me pasó?- pregunté luego de calmarme
Mis padres no contestaron nada, se quedaron mirándome, entre una mezcla de sorpresa y lástima.
Miré detrás de ellos, y ahí estaba, ese hombre de cabello gris con mirada de niño, y me observaba minuciosamente.
-¿Esto es un sueño, verdad?- le digo ya asustado
 Ellos negaron con la cabeza.
-¿Entonces qué es...?
Al ver cómo cerraban sus ojos, supe que sucedería lo de siempre. Otro golpe. Inconsciente.
Esta vez, desperté en una plaza, es la plaza en donde hicimos un pic-nic en la escuela primaria, con todos mis compañeros y maestros, lo recuerdo bien. Si que ha cambiado mucho, el césped no tiene la misma belleza de siempre, casi todos sus árboles están secos o quebrados, y la mayoría de los faros están rotos y oxidados. Es como si hubiera venido una tormenta.
El suelo está mojado, como si hubiera llovido. Y se nota que sí, porque hay aún en el cielo unas nubes grises.

1 comentario:

  1. Jajajaja, que divertido lo de la conciencia xD Y me tienes intrigada, quiero saber mas *-*
    -Pao

    ResponderEliminar