.post-body img { border-radius: 50%; /* Borde redondeado */ box-shadow: 0px 0px 15px #000; /* Sombra */ padding:0; border:0; -moz-transition: all 1s; -webkit-transition: all 1s; -o-transition: all 1s; } .post-body img:hover { box-shadow: 0; /* Con esto eliminamos la sombra */ border-radius: 0; /* Con esto eliminamos el borde redondeado */ -moz-transition: all 1s; -webkit-transition: all 1s; -o-transition: all 1s; cursor:pointer; }

domingo, 2 de diciembre de 2012

Historia sin nombre (4)


-¿Esto es un sueño, verdad?- le digo ya asustado
 Ellos negaron con la cabeza.
-¿Entonces qué es...?
Al ver cómo cerraban sus ojos, supe que sucedería lo de siempre. Otro golpe. Inconsciente.
Esta vez, desperté en una plaza, es la plaza en donde hicimos un pic-nic en la escuela primaria, con todos mis compañeros y maestros, lo recuerdo bien. Si que ha cambiado mucho, el césped no tiene la misma belleza de siempre, casi todos sus árboles están secos o quebrados, y la mayoría de los faros están rotos y oxidados. Es como si hubiera venido una tormenta.
El suelo está mojado, como si hubiera llovido. Y se nota que sí, porque hay aún en el cielo unas nubes grises.
Veo a muchos niños caminar en la misma dirección, así que decido seguirlos. Las casas y locales están muy mal mantenidos, algunos hasta están destruidos, hay trozos de madera y demás basura en las veredas y en las calles. Me acerco más a los niños.
-¿A dónde van?-le pregunto a uno de ellos, de aproximadamente 13 años.
- A una casa...
-¿Para qué?
-Hay comida...- Me dice y se aleja, como si me tuviera miedo.
Al poco rato, teníamos enfrente de nosotros una casa, con la pintura chorreada y muy mal cuidada, aunque tenía unos árboles muy bonitos a su alrededor.
Entramos juntos a la casa,  dentro de ella había mucho espacio, ya que habían pocos muebles, y en un banco estaba sentada una muchachita, de unos 12 o 13 años más o menos, vestía un pantalón de jean azul grisáceo y un buzo gris encapuchado, intenté llamar su atención, para ver si me decía algo, pero mis intentos fueron en vano, es como si estuviera  hipnotizada por algo.
 Cuando la llamaron por un nombre que no pude oír, sólo ahí se movió, como si despertara de un sueño profundo.
-Hola, soy...
-¿Cuántos niños hay...?- le preguntó ella a uno de los muchachos que estaban allí, ignorándome totalmente.
¿Qué rayos le pasa? ¿O es que no me vio?, bueno, eso es imposible, estaba a su lado cuando le hablé, no puede ser que no me haya visto.
-Ah, y por favor, atiende a ese retrasado que está allí- Dijo luego de un momento, señalando donde me encontraba yo.
-No soy retrasado...- le dije un poco molesto
- y entonces ¿qué haces aquí?
-No lo sé... sólo seguí al montón de chicos...
-Aquí sólo atendemos a niños... o retrasados.
-¡Que no soy un retrasado!
-Ah... pues así si que lo pareces. Da igual, te daremos comida, das lástima.
-Ven, mira, siéntate ahí- me dijo luego de un rato, apuntando a un banco de madera junto a una mesa.
-Está bien...
- Siéntate y espera, enseguida te traen la comida.

3 comentarios:

  1. Woo-joo, me parece que se le añade fantasia a la mezcla *sonrie perturbadoramente* Amo la fantasia *W* *a lo Jane Vulturi* XD PEEERO, incluso si no tiene fantasia, me esta gustando mucho ^^
    -Pao
    Pd: Me pregunto de donde habras sacado la idea...*PensandoEnVozAlta*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La idea surgió en una noche de indigestión (?
      nah, son cosas raras de mi cabeza, nada más.
      =)
      Y sí, tiene un poco de fantasía... creo..

      Besos♥

      Eliminar
  2. Hola! Ya me pondré al corriente con la historia.
    Te sigo.
    Besos.

    ResponderEliminar