.post-body img { border-radius: 50%; /* Borde redondeado */ box-shadow: 0px 0px 15px #000; /* Sombra */ padding:0; border:0; -moz-transition: all 1s; -webkit-transition: all 1s; -o-transition: all 1s; } .post-body img:hover { box-shadow: 0; /* Con esto eliminamos la sombra */ border-radius: 0; /* Con esto eliminamos el borde redondeado */ -moz-transition: all 1s; -webkit-transition: all 1s; -o-transition: all 1s; cursor:pointer; }

martes, 29 de enero de 2013

¿Cómo escapar...?


Siento dolor. Mis heridas están abiertas, y están entrando en ellas.
¿Cómo escapar...?
Oh Si tan sólo tuviera la dicha de desaparecer. Sería mejor, todo sería mejor.
Las gotas de lluvia se mezclan con mis lágrimas, siento el frío en mi cuerpo y deseo tu calor ahora.
Mi alma te necesita. 
Sé que estás ahí. 
Voces infinitas  y perturbadoras que surgen desde lo más profundo de la tierra atormentan mi ser y destruyen mi alma. Oh, si tan sólo te tuviera cerca.
Miles de ayes de dolor se hacen oír a lo lejos ¿Puedes oírlos también?
Mi rostro empalidece, la sangre comienza a marcharse lentamente de mi cuerpo.
¿Estarás tú allí?, ¿Estaré yo contigo?
Miles de preguntas asoman en mi mente. ¿Sirvió de algo vivir?
Estos momentos tal vez duelan más que la vida misma

lunes, 28 de enero de 2013

Nos hemos convertido en un misterio para nosotros mismos a causa de la jaula en la que estamos encerrados.
- Aravind Adiga "Tigre Blanco".

domingo, 27 de enero de 2013

Ninguna como Tú...


La Luna me mira desde lo lejos, irradiando luz y maternidad a mi exhausto ser que desea desaparecer.

La Luna me mira desde lo alto, contándome historias y hablándome de ti.
Desde lejos la veo yo brillar, así, con luz infinita y blanquísima.
 Y le cuento a la Luna que siempre pienso en ti. Espero pienses tú en mi...


Oh, ningún Astro como la Luna que emana ternura y calor a la vez.
Ninguna como ella que me hace sentirte cerca otra vez.
Ninguna como la Luna, ninguna como Tú. 

sábado, 26 de enero de 2013

El amor por la lectura...

El amor por la lectura es algo que se aprende pero no se enseña. De la misma forma que nadie puede obligarnos a enamorarnos, nadie puede obligarnos a amar a un libro. Son cosas que ocurren por razones misteriosas, pero de lo que sí estoy convencido es que a cada uno de nosotros hay un libro que nos espera. En algún lugar de la biblioteca hay una página que ha sido escrita para nosotros".


-Alberto Manguel 


Me olvidé de ti...



Me olvidé de tus dulces palabras y tu suave tacto. Me olvidé de que siempre estuviste allí, para mí. 
Lo siento, me olvidé de ti. 

miércoles, 23 de enero de 2013

...


Siguiendo tus pasos me encontré con quien nunca debió haber existido. Y vi en sus ojos la luz de un recuerdo perdido, en sus palabras la inocencia de un niño pequeño, y en su cuerpo mil heridas de un gran sueño...

sábado, 19 de enero de 2013

Dead


Esto es sólo una nota más antes de morir. Y todo lo que dije, no tiene sentido hasta ahora.
Tal vez debí irme hace mucho tiempo. Pero es ahora que oigo la llamada.
Dime ¿Sientes ese dolor?
Estoy gritando sin ser oída. Sálvame, si puedes.
Escucha lo que estoy diciendo, Como lo hice una vez. Como lo hice yo una vez.
No hay más vuelta atrás. Todos ellos se han marchado.
El silencio calló sus voces. Su sangre no circula más. Tan rápido se acaba la vida. Tan rápido.

Lo puedes ver. Aquí estamos, sin saber qué hacer.
Gritando palabras mudas.
Escucha lo que estoy diciendo, como hice una vez. Como lo hice yo una vez.

Nuestros días de gloria terminaron. Ya están acabados. Toma mi mano, caminemos hacía allí. Hacia la verdad.

El asesino.


Sumergióse en la oscuridad, con un arma en la mano, y en mente millones de ideas descabelladas dignas de no ser cumplidas.
Caminó por calles desiertas, en busca del sitio perfecto para llevar a cabo su macabro plan.

Detúvose entre la hierba, buscando el blanco perfecto. Avistó a su presa y jaló del gatillo, consiguiendo así un nombre menos en su lista.  
Oíanse a lo lejos gritos de jóvenes y mujeres que pedían auxilio.
Haciendo caso omiso a cualquier persona, se marchó del lugar con paso torpe y continuado.


---------------------------------------------------------------------------------------------
Disculpen por la tardanza en escribir. Por alguna razón no podía expresarme como deseaba.

domingo, 13 de enero de 2013

Él....


El estar frente a él me incomodaba. Era como tener millones de ojos puestos en mi, aunque sólo había un par de ellos allí, y no eran capaces de verme con claridad.
Él captaba mi atención rápidamente, era como si tuviera un imán.
Su mirada era siempre perdida, parecía verlo todo y nada a la vez.
Las palabras que salían de sus labios rebosaban de sabiduría e inteligencia.

Tal vez su manera de ver era distinta a la mía, era como si pudiera ver más allá de la apariencia física, más allá de todo. Como si se adentrara en mi mente y corazón. Era como un ser sobrenatural.  Era como inhumano, incierto. Irreal.  
Me daba la impresión de que un día desaparecería, así, de la nada. Como si de polvo de tierra se tratase...  

viernes, 11 de enero de 2013

Hablando sin sentir...






¿Qué estoy pensando, qué estoy haciendo, qué estoy sintiendo?
Escribiendo a la luz de una vela, que lentamente se derrite con el calor de una llama que parece nunca apagarse.  Sonriendo sin saber porqué. Ocultando las lágrimas que brotan desde mí pecho. 

Respirando porque no me queda otra.  Delirando en sueños y despierta. Confundiendo mis palabras y oraciones. Difundiendo problemas en letras escritas cuidadosamente por mis manos cansadas.

Lloro, río, duermo, sueño. Vivo sin vivir.
Sin hacer lo que siento me voy deteriorando. Oyendo palabras inútiles sigo llorando.
Pensando sin pensar.  Oyendo sin oír.  Caminando sin caminar.
Hablando sin sentir.

martes, 8 de enero de 2013

Monstruo.



¿Cómo puedes vivir así?
Me estoy convirtiendo en monstruo. Tratando de sobrevivir en este mundo cruel, hago sufrir a todos sin darme cuenta.
Ella llora en un rincón sin comprender el porqué de su sufrimiento, el porqué de su triste pasado.
Pensando en la mejor manera de terminar con su vida, llora en silencio, pidiendo a gritos piedad por su alma.
Oye voces que la atormentan cada segundo. ¿Has pasado por eso? Yo sí.
Tú no entiendes la vida. No la entiendes.
Es una confusión en mi mente, millones de ideas, de recuerdos, de preguntas y respuestas. ¿Qué hacer en estas circunstancias?
Quiero parar al mundo. Detener esta gran locura que me tortura día a día.

Mis heridas son profundas, y parecen no curarse más.
Me estoy convirtiendo en un monstruo. Los estoy destruyendo con mi vida.
Los humanos tienen errores, pero yo tengo demasiados.
Escucho tu vos y lloro. Dime ¿Porqué debo sufrir así?
Sigo respirando, el aire apenas entra a mis pulmones. Las confusiones en mi mente son cada vez
más frecuentes.
Tengo miedo. Tengo miedo y necesito ayuda.
Se mezclan historias y canciones en mi mente, no puedo dejar de pensar.
Siento mis manos temblar. Mis ojos no ven más que oscuridad.
Me estoy destruyendo.

Me estoy convirtiendo en un monstruo. Ya no siento el dolor.
En mi cuerpo asoman millones de cicatrices que cuentan historias tristes de dolores y penas.
Por favor, óyeme, atiende a mi voz exhausta.
No me gusta estar así. Necesito tu ayuda, te lo pido de rodillas.
Vivo porque hay aire. Vivo porque debo, no porque quiero.
Lo siento.
No puedo ser lo que tú quieres. Sé tú lo que yo quiero.

...


Uno nunca termina de conocer del todo a las personas, ni aún a las más cercanas, padre, madre, hermanos, hermanas, marido, mujer. Siempre hay una zona de cada uno que permanece a oscuras, alejada por completo de los demás. Una zona de pensamientos, de sentimientos, de actividades, de cualquier cosa. Pero siempre hay un lugar de nosotros en el que no dejamos que entre nadie más. Yo creo que eso es lo que hace a las relaciones con los demás tan interesantes, esa certeza que, aun que nos lo propongamos, nunca lo vamos a conocer del todo.
Los ojos del perro siberiano. Antonio Santa Ana.

domingo, 6 de enero de 2013

Corazón roto...


Salió, dormido, a buscar su alma.
Salió, dolido, buscando su camino.
Con lágrimas  en sus ojos camina por las calles desiertas de la ciudad, esperando encontrarse con algo mejor.
Abriendo su corazón ha sido lastimado un millón de veces. Nadie ha tenido misericordia de su alma.
Sólo transita por los caminos de la vida, con el corazón roto.
Sólo. Sólo con su soledad. Llora desconsolado, preguntándole a Dios el porqué de su sufrimiento.

Más sigue su camino, sin importar las heridas incurables que le deparó el destino.
Sigue caminando, arrastrando ya los pies del cansancio. Ensuciando sus ropas con el polvo de la tierra.
Muriendo de sed y hambre.
Sigue porque sabe que no obtendrá nada bueno con quedarse quieto y llorar.
Las palabras que guardaron sus labios no lo dejan vivir en paz.
¿Es esto vida? 
Continúa con su caminar, sin dar demasiada importancia a los dolores.

Su cuerpo se va adormeciendo con cada paso que da, y su rostro va perdiendo su expresión natural.
Sus ropas están hechas añicos, al igual que su corazón.
Sus ojos ya no ven con claridad.
Sus pies sangran de tanto andar.
Su corazón ha dejado de latir.

Su alma se aparta de su cuerpo, sintiéndose por fin libre. 
 Libre...




miércoles, 2 de enero de 2013

Desengaño...

Un pasaje a París, un ramo de flores marchitas, una pequeña estampilla y un par de lágrimas sobre unas cartas que nunca envió.
Cerró lentamente el viejo maletín, dejando caer su cabeza sobre la cama, apoyando su rostro sobre las suaves sábanas que la cubrían.
Observa por su ventana cómo poco a poco el sol se levanta, iluminando, aportándole calor.
Se pone en pie, y recorre el cuarto, repasando palabras desconocidas, y entonando dulces cantos de su tierra natal. Sin detenerse, acaricia sus cabellos, como si de los de él se tratara.
Su frente se humedece, al igual que sus ojos, y de pronto se derraman por los mismos millones de lágrimas, como mares de turbulentas aguas.
-Vivir no es fácil- se dice a sí misma, mientras sigue observando por la ventana, mirando al exterior, preguntándose si habrá para ella una segunda oportunidad...





Si te fijas por las mañanas en esa casa de antiguo aspecto, verás junto a una ventana semi-abierta, a una jovencita de mirar sereno, que un día entregó todo, y a cambio le dieron nada...

---------------------------------------------------------------------------------------

¿Y? No está mal para ser la primer entrada del año ¿No?