.post-body img { border-radius: 50%; /* Borde redondeado */ box-shadow: 0px 0px 15px #000; /* Sombra */ padding:0; border:0; -moz-transition: all 1s; -webkit-transition: all 1s; -o-transition: all 1s; } .post-body img:hover { box-shadow: 0; /* Con esto eliminamos la sombra */ border-radius: 0; /* Con esto eliminamos el borde redondeado */ -moz-transition: all 1s; -webkit-transition: all 1s; -o-transition: all 1s; cursor:pointer; }

domingo, 6 de enero de 2013

Corazón roto...


Salió, dormido, a buscar su alma.
Salió, dolido, buscando su camino.
Con lágrimas  en sus ojos camina por las calles desiertas de la ciudad, esperando encontrarse con algo mejor.
Abriendo su corazón ha sido lastimado un millón de veces. Nadie ha tenido misericordia de su alma.
Sólo transita por los caminos de la vida, con el corazón roto.
Sólo. Sólo con su soledad. Llora desconsolado, preguntándole a Dios el porqué de su sufrimiento.

Más sigue su camino, sin importar las heridas incurables que le deparó el destino.
Sigue caminando, arrastrando ya los pies del cansancio. Ensuciando sus ropas con el polvo de la tierra.
Muriendo de sed y hambre.
Sigue porque sabe que no obtendrá nada bueno con quedarse quieto y llorar.
Las palabras que guardaron sus labios no lo dejan vivir en paz.
¿Es esto vida? 
Continúa con su caminar, sin dar demasiada importancia a los dolores.

Su cuerpo se va adormeciendo con cada paso que da, y su rostro va perdiendo su expresión natural.
Sus ropas están hechas añicos, al igual que su corazón.
Sus ojos ya no ven con claridad.
Sus pies sangran de tanto andar.
Su corazón ha dejado de latir.

Su alma se aparta de su cuerpo, sintiéndose por fin libre. 
 Libre...




2 comentarios:

  1. libre? a veces confundimos la libertad con no sentir nada...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puede ser. Depende de cómo lo interpreta uno :)

      Eliminar