.post-body img { border-radius: 50%; /* Borde redondeado */ box-shadow: 0px 0px 15px #000; /* Sombra */ padding:0; border:0; -moz-transition: all 1s; -webkit-transition: all 1s; -o-transition: all 1s; } .post-body img:hover { box-shadow: 0; /* Con esto eliminamos la sombra */ border-radius: 0; /* Con esto eliminamos el borde redondeado */ -moz-transition: all 1s; -webkit-transition: all 1s; -o-transition: all 1s; cursor:pointer; }

sábado, 19 de enero de 2013

El asesino.


Sumergióse en la oscuridad, con un arma en la mano, y en mente millones de ideas descabelladas dignas de no ser cumplidas.
Caminó por calles desiertas, en busca del sitio perfecto para llevar a cabo su macabro plan.

Detúvose entre la hierba, buscando el blanco perfecto. Avistó a su presa y jaló del gatillo, consiguiendo así un nombre menos en su lista.  
Oíanse a lo lejos gritos de jóvenes y mujeres que pedían auxilio.
Haciendo caso omiso a cualquier persona, se marchó del lugar con paso torpe y continuado.


---------------------------------------------------------------------------------------------
Disculpen por la tardanza en escribir. Por alguna razón no podía expresarme como deseaba.

4 comentarios:

  1. Está genial, definitivamente me gustó mucho.

    Me encanta como indaga a su presa, y esa parte inconsciente tuya que resalta tu moralidad en el texto.

    Muy bien niña, vas en muy bien camino...

    ResponderEliminar